Log in

Un alcalde quería poner una "alfombra" a Skyline, que al final vino al Alba

Carlos González, alcalde de Elche, y Jesús Pareja, concejal de Deportes, aprovecharon la presentación del Trofeo Festa d'Elx en el Ayuntamiento para lanzar una crítica durísima a la gestión del consejo de administración del club ilicitano, representado en el acto por su presidente, Diego García.

El máximo dirigente del Elche aguantó los palos con gallardía y sin descomponer su figura, si bien después del acto indicó que en su opinión no era el momento (la presentación de un partido) ni el foro (el salón de plenos del Ayuntamiento) para realizar esas valoraciones, según recoge El Mundo.

El alcalde no hizo más que aprovechar la primera oportunidad que ha tenido para escenificar el divorcio existente entre la corporación municipal y, en realidad, la mayor parte de la afición del Elche con el actual consejo. Si el año pasado ya pidió en este mismo acto "una alfombra" para el grupo inversor Skyline, ahora, tras consumarse la fuga del grupo al Albacete, González no pudo contener su rabia y decepción, ya que estuvo implicado en primera persona en las negociaciones con los inversores británico-qatarís."No solo se ha perdido una oportunidad de aprovechar la llegada de un inversor, sino que además se ha situado al club en una tesitura endiablaba", denunció el alcalde.

"La responsabilidad en lo deportivo, financiero e institucional ya no es causa de los anteriores gestores ni de terceros actores, es responsabilidad única de un consejo que, a mi entender, se ha apartado del interés general de la entidad al distanciarse de la mayoría del capital social", afirmó González.

El alcalde insistió en que el consejo del Elche "ha puesto obstáculos sin justificación alguna" a la posibilidad de que llegara al club una fuerte inversión que hubiera resuelto "la imperiosa necesidad de capital de una entidad en concurso de acreedores". Recordó que la marcha de Skyline, adjudicatario el pasado año del crédito que concedía la mayoría accionarial, se produjo "por las decisiones del consejo, que no oído la voluntad claramente expresada del accionista mayoritario", en alusión al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), titular de facto del 54,73% de las acciones del club.