Log in

Si ya está la Tómbola de Cáritas es que ya es Feria

El año pasado se vendieron todos y este año se establece el mismo objetivo

Un año más, la Tómbola de Cáritas se prepara para abrir sus puertas. Será mañana viernes 11 de agosto, a las 20 horas contando con la presencia del obispo, Don Ciriaco Benavente. Este año se pondrán a la venta 526.370 papeletas, 25.870 más que la pasada edición, de las cuales 134.320 contienen premios directos. No hay que olvidar que con los boletos no premiados también se podrá optar a otros premios.

Los productos son de lo más variado, desde las tradicionales latas de conserva a estancias en hoteles o casas rurales, cenas para dos o juegos de electrodomésticos aunque siempre se intenta introducir nuevos premios, así, se entregarán tablets, móviles, consolas o una camiseta firmada por Andrés Iniesta. Entre los premios tampoco faltan los que se elaboran en programas de Cáritas (del taller ocupacional y de prisión), o de la Fundación El Sembrador.

La Tómbola también cambia y se adapta a las nuevas necesidades remozando sus instalaciones (se ha renovado el suelo de las casetas de venta, se ha mejorado la iluminación exterior y se ha adquirido una pantalla led).

Solidaridad, empleo, ilusión y nuevas oportunidades

La Tómbola es posible gracias a la colaboración de la ciudadanía y al trabajo desinteresado de más de 300 personas voluntarias que se implican a lo largo de todo el año realizando diferentes acciones, incorporando nuevos productos o contactando con nuevos donantes (son cerca de 200 el número de empresas colaboradoras).

La Tómbola supone además una oportunidad laboral para 17 personas, 9 de ellas de la bolsa de empleo de Cáritas, que durante dos meses estarán trabajando en mostrador y en almacén. Detrás de cada boleto que Cáritas pone a la venta hay empleo, ilusión, acompañamiento, dignidad... es el trabajo que la Institución realiza al servicio de los que menos tienen y en los lugares y realidades más desfavorecidas.

Si esta nueva edición es un éxito, Cáritas podrá seguir atendiendo y acompañando a personas en situación de riesgo o exclusión social durante todo el año pues la Tómbola sigue siendo la principal fuente de financiación propia.