Log in

El alcalde comprueba qué barreras se encuentran las personas ciegas cada día

  • Publicado en Albacete
La ONCE de Castilla-La Mancha ha celebrado hoy, en Albacete, el acto regional del Día Internacional del Bastón Blanco con la lectura del manifiesto conmemorativo de esa jornada y el montaje de un bastón blanco gigante en el Pabellón Polideportivo Parque Sur, Paseo Oliva Sabuco de Nantes y C/ Ejército, de Albacete. 
 
Además, una exhibición de perros guía, a cargo de la Fundación ONCE del Perro Guía que desplazaba desde Boadilla del Monte a varios aspirantes a perro guía para esta actividad, lo que permitirá a los escolares y ciudadanía ponerse en la piel de una persona ciega durante la realización de sus desplazamientos.

El alcalde de Albacete, Manuel Serrano, el subdelegado del Gobierno Aquilino Iniesta, así como representantes de la Diputación Provincial y del Gobierno Regional, han acompañado al presidente del Consejo Territorial de la ONCE, José Martínez, al Delegado Territorial, Carlos Javier Hernández y al Director de la Agencia Administrativa de la ONCE en Albacete Juan Jesús Sánchez, para participar en la lectura del manifiesto conmemorativo, el montaje del bastón blanco gigante y la exhibición de los perros guía de la ONCE, junto a afiliados de la organización usuarios de estos auxiliares de movilidad.
 
Tras la lectura del manifiesto, el alcalde de Albacete, Manuel Serrano, que ha insistido en que quieren hacer de la ciudad "la más accesible", ha probado el recorrido, con los ojos tapados y guiado por uno de los perros que han acudido al acto.
 
Han participado también estudiantes del colegio Parque Sur de la ciudad de Albacete.

El bastón blanco es el símbolo de autonomía personal de las personas ciegas y con la celebración de este día, la ONCE reivindica la capacidad y la necesidad de estas personas de contar con espacios y servicios cada vez más accesibles.

En el acto también se presentará el bastón rojo-blanco como auxiliar de movilidad que identifica a las personas con sordoceguera. La incorporación de una franja roja al bastón blanco, habitualmente utilizado por las personas con ceguera o discapacidad visual grave, evidencia la presencia también de una discapacidad auditiva en el usuario. Un distintivo que aporta mayor seguridad en la autonomía de los desplazamientos puesto que le identifica como una persona con sordoceguera y, además, facilita su posible comunicación con el resto de personas, conscientes de su discapacidad.